La policía británica investiga como asesinato la muerte en Londres del exiliado ruso Glushkov

La policía investiga como asesinato la muerte del exiliado ruso Nikolai Glushkov, de 68 años, el pasado lunes en su domicilio de Londres. Así lo ha confirmado este viernes por la tarde Scotland Yard en un comunicado. La decisión se produce después de que la autopsia revelara que la causa de la muerte del socio del fallecido oligarca Boris Berezovski fue “una compresión en el cuello”.


El cuerpo de Glushkov fue encontrado por su familia y amigos el lunes 12 de marzo por la noche. La Policía Metropolitana fue llamada a las 22.46 y calificó inicialmente la muerte como “inexplicada”. La investigación la llevó desde el principio el comando antiterrorista de la Policía Metropolitana, “como precaución debido a las asociaciones que se cree que tenía el hombre”.

La autopsia empezó el jueves y la policía ha recibido el informe este viernes. Glushkov, director financiero jubilado, era un nacional ruso que vivió durante dos años en el domicilio de New Malden, en el barrio londinense de Kingston, donde fue hallado muerto.

“En este momento no hay nada que sugiera una relación con los intentos de asesinato en Salisbury, ni hay evidencia alguna de que fuera envenenado”, dice el comunicado policial, en referencia al ataque con un agente nervioso el pasado 4 de marzo en la citada localidad del sur de Inglaterra contra el espía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia, que continúan ingresados en estado crítico.

La primera ministra aseguró el pasado miércoles en el Parlamento que es “altamente probable” que Rusia haya sido el autor del ataque en Salisbury. El jueves, los líderes de Estados Unidos, Francia, Alemania y Reino Unido emitieron un comunicado conjunto en que daban por buena la conclusión del Gobierno británico y exigían respuestas a Moscú, que niega cualquier implicación en el intento de asesinato de Skripal y su hija.

Glushkov trabajó en los años 90 para la aerolínea estatal Aeroflot y la empresa de automóviles LogoVAZ, de Berezovski. En 1999, cuando el oligarca ruso se enemistó con el presidente ruso Vladímir Putin y huyó a Reino Unido, Glushkov fue acusado de blanqueo de dinero y fraude, y cumplió cinco años de prisión hasta su liberación en 2004.

Recibió asilo político en Reino Unido y vivía en Londres, donde testificó en el caso que Berezovski perdió contra el también oligarca Roman Abramovich, que mantenía una buena relación con Putin. Tras perder el juicio, Berezovski desapareció de la vida pública. En marzo de 2013, fue hallado muerto en la casa de su esposa en Berkshire (Inglaterra). La policía cree que se suicidó, pero el forense dejó el caso abierto

Fuente: El País

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: