En medio de la puja con las cámaras que representan a los laboratorios, PAMI logró cerrar un nuevo convenio para la compra de medicamentos con Caeme, que representa a las empresas multinacionales.

Como pretendía el Gobierno, el nuevo acuerdo bajará un cinco por ciento el valor de los remedios; no habrá más acuerdos cartelizados, sino que serán tratos individuales con los laboratorios, y lo más importante: se fijará un techo de precio.

Este último punto fue el que rechazó la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (Cilfa), cuyas autoridades irán por la tarde a las oficinas centrales del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (Inssjp) para reunirse con el director ejecutivo, Sergio Cassinotti, en busca de una solución que permita conformar a todos.

Dentro del Gobierno creen que el acuerdo con La Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (Caeme), que agrupa a las compañías farmacéuticas y biofarmacéuticas de innovación establecidas en el país, sube la presión sobre los laboratorios nacionales, que rechazan de plano los “precios máximos”.

Los representantes de Cilfa ayer se mostraron “dispuestos a hacer un esfuerzo económico adicional a fin de contribuir a mejorar la situación financiera y económica del Inssjp como así también contribuir a disminuir el gasto en medicamentos de los afiliados al Inssjp”. Pero descartaron la posibilidad de aceptar los precios ponderados tal como pretende el Gobierno.

Según datos oficiales, el cambio representaría un 20% de ahorro por año para el PAMI, unos 6500 millones de pesos. Además, con la modificación que alcanzó hoy, el Instituto, principal comprador de remedios del país con un 40% del mercado, recuperó la capacidad de negociación y de control sobre parte del mercado.

“Hemos puesto el máximo esfuerzo del conjunto de los asociados para llegar a un resultado acorde con las necesidades de las prestaciones establecidas en los parámetros del acuerdo. Se lograron consensos relevantes que profundizan la cooperación, a favor de una mayor eficiencia y sostenibilidad integral de la actividad”, afirmaron desde Caeme.