La petrolera anunció que comenzarán a trabajar en modo industrial en el bloque Sierras Blancas-Cruz de Lorena a partir del tercer trimestre. Plantean multiplicar por diez la producción de petróleo no convencional que extraen de Vaca Muerta
El gobernador Omar Gutiérrez cerró la gira que realizó por Estados Unidos de la mejor manera, dado que antes de subirse al avión logró acomodarse bajo el brazo el más importante anuncio: la petrolera Shell resolvió que a partir del tercer trimestre pisará el acelerador a fondo en el bloque Sierras Blancas-Cruz de Lorena y con una inversión de 1.500 millones de dólares pasarán su desarrollo a la fase industrial.

El anuncio no sólo se destaca por el número, sino también por tratarse de una apuesta fuerte al sector más alicaído de los hidrocarburos: el petróleo.

La firma angloholandesa proyecta pasar de los actuales 4.000 barriles de crudo que extrae de las dos áreas que funcionan en conjunto, a nada menos que 40.000 barriles diarios en 2020.

Ese cúmulo representa prácticamente la misma cantidad de barriles de shale oil que hoy se extrae de toda la formación Vaca Muerta, y a valores de diciembre pasado representa el 8% de la producción de petróleo de todo el país.

La perla del viaje al país del norte se la dio a Gutiérrez el gerente general de No Convencionales de Shell Argentina, Laurens Gaarenstroom, quien le detalló que los 1.500 millones de dólares serán volcados a la construcción de una nueva y más amplia planta de procesamiento de crudo y a un agresivo plan de perforaciones al corazón de Vaca Muerta.

Pero además la firma confirmó que pretende retener el área Coirón Amargo Suroeste, por lo cual una vez finalizado en junio el plazo de exploración, solicitarán al gobierno neuquino acceder a la concesión para la explotación del área, que por ser no convencional está fijada en 35 años.

El aumento del precio del crudo internacional y el alza del dólar en el país potenciaron la extracción de petróleo no convencional durante el año pasado, que cerró con un 25% de incremento en la comparación interanual, en una clara oposición a la extracción convencional que fue negativa.

Para la provincia el anuncio implica un fuerte impacto, dado que los 40.000 barriles esperados representan el 40% de la actual producción.