El gobierno de Mauricio Macri no sostendrá los proyectos firmados durante el kirchnerismo con el centro tecnológico Invap por cerca de u$s 1000 millones y aseguró que deberán buscar clientes privados.

El centro es famoso en el mundo entero, al punto que el diario español El País le dedicó una página completa. El Invap, que entre otras cosas creó el satélite Arsat, hizo en el último año otros dos satélites y antenas para vigilancia que el Gobierno no puede pagar. “No hay plata para los contratos que el Invap firmó en el gobierno de Cristina Kirchner”, dijo Macri. De acuerdo a información de la empresa, en el último ejercicio tuvo ventas por 3261 millones de pesos. El 80% de estos contratos correspondieron al mercado local (Estado mayormente) y el 20% a exportaciones. Además, tenía pautados acuerdos a futuro por u$s 988 millones. El 48% estaban destinados al sector espacial y necesidades del gobierno nacional. El centro no tiene subsidios y debe pagar salarios a cerca de 1500 empleados.

Los científicos, técnicos, ingenieros y administrativos han logrado fabricar maquinaria de alta tecnología que se exporta a EE.UU., Australia, Holanda, Bolivia, Brasil, entre otros, pero ahora pasan por la crisis de sueldos atrasados. El 1° de agosto partirá desde Bariloche su satélite Saocom 1Am vendido a una base militar en California.