Mediante decreto, el Gobierno nacional elevó el mínimo y bajó el máximo para acceder al cobro de las asignaciones familiares. Además eliminaron las “zonas diferenciales” que beneficiaban a las provincias de la Patagonia y algunas del norte, que cobraban más que el resto del país.

Los trabajadores privados que menos sueldo tenían en el sur del país cobraban $ 3.407 por cada hijo, con el recorte percibirán $1.578. Los que cobraban 2.107 pesos por cada hijo pasarán a percibir 1.068 pesos; los de $1.902 bajan a $640 y los de $970 a solo $328.

El decreto fue firmado por la vicepresidenta Gabriela Michetti y el jefe de Gabinete Marcos Peña, que fundamentaron que no pueden tener ventajas los chicos de Patagonia o del norte. La medida comenzará a regir desde septiembre.

A través del decreto 702/2018, el Gobierno nacional elevó el mínimo y bajó el máximo para acceder al cobro de las asignaciones familiares y eliminó los beneficios por zonas que, en ese concepto, alcanzaban a más de 100 mil chicos de provincias de la Patagonia y algunas zonas del norte del país, quienes cobraban más que el resto del país.

Anteriormente, la ANSES dividía al país en cuatro zonas, además del monto base, a las cuales les aplicaba un régimen diferencial de la seguridad social.

El decreto fue firmado por la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, que fundamentaron que no pueden tener ventajas los chicos de Patagonia o del norte argentino.

Hasta ahora, el monto general era de $1.578 para los trabajadores en relación de dependencia con salarios más bajos y ascendía a entre $3.155 y $3.407 para los registrados en Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y departamentos de Catamarca, Jujuy y Salta, entre otras zonas.

Según el decreto, el techo bajará de $94.786 a $83.917 para el ingreso del grupo familiar. Tampoco se podrá cobrar las asignaciones si uno de los dos miembros del grupo familiar percibe más de $ 41.959.

Este techo, además, incluirá las sumas no remunerativas, ante la repetición de casos en que se cobraban asignaciones familiares y se aplicaban para deducciones por hijo en el Impuesto a las Ganancias, indicaron desde el Gobierno.

Por otra parte, se lleva de $ 200 a $ 2.816 el piso del salario mensual para acceder a las asignaciones familiares.

“El objetivo es seguir aumentando la cobertura de las asignaciones y queremos que sea pareja para todos. El extra no tenía un criterio de lugares con mayores niveles de pobreza, era algo antiguo para poblar regiones y no se podía sostener”, dijo Emilio Basavilbaso, titular de la ANSES.