El Ministerio de Salud Pública nacional informó que se deben mantener las medidas preventivas y consultar ante la aparición de síntomas compatibles con la enfermedad del sarampión.

La directora de Epidemiología Mariela Fabiani destacó que es necesario completar esquemas de vacunación –se necesitan dos dosis para estar inmunizado contra el sarampión–, hacer hincapié en la vacunación de los equipos de salud y reforzar la vigilancia epidemiológica de la enfermedad.

“La vacunación es un acto de responsabilidad y solidaridad, ya que no sólo brinda inmunización a quien se vacuna, sino también extiende la protección a la sociedad que por diversos motivos no han podido recibir aún la dosis”, valoró.

 

Por otro lado, hacer la consulta temprana ante la aparición de síntomas compatibles y la notificación inmediata a Epidemiología para realizar las tareas de bloqueo en forma oportuna, son medidas claves para actuar ante la posible aparición de la enfermedad y la circulación del virus en países de la región.

“El personal de salud, la comunidad y las familias tienen que estar alertas frente a niños que tengan fiebre, tos, conjuntivitis y sarpullido”, señaló Fabiani como los síntomas de atención. Ante la notificación, los equipos de la cartera sanitaria realizan actividades de control como búsqueda de familiares y/o contactos del paciente con síntomas similares, chequean el carnet y aplican las vacunas si fuese necesario.

Según informó el Ministerio de Salud de la Nación, el país cuenta con dosis suficientes de la vacuna y sostiene el inicio de la campaña de seguimiento de sarampión y rubéola para los meses de octubre y noviembre –destinada a niños y niñas de 13 meses a 4 años inclusive-.

Vacunación

La vacuna Triple Viral SRP es efectiva en la prevención de esta patología. Se brinda de forma gratuita en todos los servicios de salud y debe ser aplicada a los niños al cumplir el año de vida con un refuerzo al ingreso escolar, según el Calendario Nacional de Vacunación: de 12 meses a 5 años deben acreditar una dosis de vacuna Triple Viral SRP (sarampión-rubéola-paperas); los mayores de 5 años, incluidos los adultos, deben acreditar dos dosis de vacuna con Doble Viral SP o Triple Viral SRP; y las personas nacidas antes de 1965 no necesitan vacunarse porque se consideran protegidos por haber estado en contacto con el virus.

Asimismo, todo el personal de salud debe acreditar dos dosis de vacuna Doble Viral SP o Triple Viral SRP para estar adecuadamente protegido. Para quienes tengan previsto viajar a zonas donde está presente el virus, la vacuna debe ser aplicada al menos 15 días antes del viaje para que el sistema inmune genere defensas suficientes.