Una niña de 12 años fue víctima de un secuestro y violación en un sitio poco transitado de la ciudad de Marcos Paz, en Argentina, cuando volvía a su casa.

El ataque ocurrió el pasado sábado, cuando la menor volvía de noche a su casa luego de salir con una amiga. Ahí, un sujeto le pidió la hora mientras iba acompañada, pero más tarde quedó sola y, aparentemente, el mismo sujeto la abordó.

En ese instante, el hombre la secuestró para llevarla a un sitio eriazo, donde habría abusado sexualmente de ella. Según el relato de la madre de la menor a Clarín, “la agarró de los pelos, que la arrastró y que le decía que no gritara. Después de violarla, le dijo que era una lección, que no debía andar de noche y que a él lo había enviado Dios”.

La menor no pudo ver el rostro del atacante, y tras el hecho dos mujeres que pasaban cerca la auxiliaron. “Antes de irse le dijo que contara hasta 100… Dos chicas pasaron, ellas las vio y la ayudaron”, dijo la madre.

La policía liberó las imágenes del hecho a modo de lograr dar con el responsable.