Durante controles vehiculares en Capital Federal, dos hombres fueron interceptados con encomiendas de juguetes usados que escondían 20 panes con cocaína.

Las modalidades para traficar droga por parte de las bandas criminales no dejan de reinventarse y es por eso que el Ministerio de Seguridad de la Nación que conduce Patricia Bullrich instruye a las fuerzas federales para estar alertas y frustrar estos intentos. La Policía Federal realizaba un control en una zona de expresos del barrio porteño de Barracas, donde usualmente suelen intentar contrabandear todo tipo de bienes y, en este caso, sobre las calles Toll y Pedriel interceptaron un Chevrolet Corsa cargado con juguetes usados que escondían 20 kilogramos de cocaína.

 

En el vehículo viajaban dos hombres, de nacionalidad argentina y boliviana, que justamente salían con el auto de la zona de arribo y egreso de expresos que transportan mercaderías desde la zona del Noroeste argentino. En el interior llevaban cuatro encomiendas con juguetes que aparentaban ser usados. Ante la sospecha de los efectivos de la Policía Federal de estar ante un delito, se realizó una consulta con el Juzgado Federal 4, a cargo del Dr. Ariel Lijo, quien autorizó continuar con el operativo.

Con el empleo de un scanner especial se detectaron 10 juguetes dentro de las encomiendas: los mismos estaban armados, incluso con las baterías colocadas, pero en su interior contenían 20 paquetes con una sustancia orgánica que llamó la atención del personal policial de la fuerza que encabeza Néstor Roncaglia.

Tras realizar la prueba de campo, se confirmó que se trataban de 20 kilogramos de cocaína, por lo que se dispuso la detención de los dos hombres, el secuestro del vehículo empleado y de todo el material utilizado para simular la maniobra. La investigación continuará para rastrear el origen de estas encomiendas y dar con todos los responsables.