La pasajera estaba a punto de embarcar al vuelo N° 1878 de Aerolíneas Argentinas con destino a la provincia de Tierra del Fuego. Fue requerida minutos antes en uno de los múltiples controles que ha dispuesto el Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, en el Aeroparque Jorge Newbery. Los agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) percibieron inmediatamente las evasivas de la sospechosa, quien dijo estar embarazada de cuatro meses. La requisa comprobó que escondía casi un kilo de cocaína en sus partes íntimas.

“Estamos trabajando todos los días para fortalecer la presencia del Estado en las terminales aéreas. Los aeropuertos son estratégicos a la hora de prevenir el tráfico de estupefacientes, por eso invertimos recursos tanto en equipos de última tecnología como en controles e inteligencia criminal”, afirmó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien instruyó políticas expresas a la Secretaría de Seguridad que dirige Eugenio Burzaco.

 

La operación “Mula Voladora” fue desarrollada por la Policía Aeroportuaria –institución que comanda Alejandro Itzcovich Griot- en el marco del programa “Argentina sin Narcotráfico”. Fue en uno de dispositivos preventivos que se realizan todos los días en los puntos de inspección y registro de la aeroestación metropolitana.

Los oficiales entrevistaron a una mujer que se aprestaba a tomar un vuelo de la línea de bandera hacia la ciudad de Ushuaia. Ante las contestaciones esquivas y los síntomas de nerviosismo que eran evidentes, se puso en marcha el protocolo de actuación y se requirió la presencia de testigos. En una primera instancia, el registro con un detector de trazas arrojó resultado positivo para cocaína.

La sospechosa, de 26 años, manifestó estar cursando el cuarto mes de embarazo, por lo que se evitó el uso de escáneres y se la inspeccionó en forma manual. Los policías hallaron en el interior de su sostén paquetes con sustancia polvorienta de color blanquecino, que sometidos a reactivo químico para clorhidrato de cocaína también dio positivo.

Además, la pasajera llevaba otros envoltorios con droga: uno acondicionado como apósito femenino en su ropa interior y otro como compresa cilíndrica introducida en su parte íntima. En total se incautaron 850 gramos de cocaína, en tanto que también se secuestró dinero en efectivo en billetes de distinta denominación.

La detención de concretó a instancias del Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal N° 7 de Sebastián Casanello, que ordenó su permanencia en carácter de incomunicada.

Prensa Ministerio de Seguridad de la Nación