La Policía de Wisconsin, en los Estados Unidos, busca sin parar a Jayme Closs, de 13 años, quien desapareció en la madrugada del lunes pasado tras el asesinato de sus padres.

 

James Closs, de 56 años, y Denise Closs, de 46, fueron encontrados muertos en su casa del Condado de Barron, Wisconsin, cerca de la una de la madrugada del lunes. Aún no se sabe cómo fueron asesinados, pero una autopsia realizada este martes podría revelar más detalles.

El caso fue denunciado en el acto por una llamada al 911 hecha desde un celular ubicado adentro de la casa en la que nadie interactuó con el operador de la línea de emergencia.

Las autoridades emitieron una alerta ámbar que tiene en vilo hasta al FBI, informó el sitio ABC News. Por ahora no hay pistas concretas sobre quién podría haber secuestrado a la chica.

La Policía de Wisconsin busca a un sospechoso que habría secuestrado a Jayme con un arma de fuego. La chica es descrita como “tímida” y “dulce”, pero actualmente es una “menor en peligro” de acuerdo a las autoridades.