Fue el sábado a la noche en Tres Arroyos. El ataque habría ocurrido en el marco de una venganza contra su novio. Los agresores están prófugos.

Rocío Burgos, una joven de 20 años, pelea por su vida luego de que el sábado a la noche fuera baleada por dos personas mientras se encontraba en un auto Ford Fiesta junto a su novio, otra pareja y dos nenes de 4 y 5 años. Según el relato de los testigos, un auto marca Chevrolet Astra, en el que viajaban dos sujetos.

Uno de estos hombres disparó un arma de fuego aparentemente contra la pareja de Rocío pero le dio en la cabeza a la joven. Se cree que era para el novio ya que según se supo, lo conocía y tenían problemas desde hace bastante tiempo. Incluso, habían tenido una pelea y el novio de Rocío había sido herido con un arma blanca.

La joven fue inmediatamente trasladada al Hospital Pirovano pero por la gravedad de la lesión fue derivada a Terapia Intensiva del Penna. Rocío fue operada durante la madrugada de este domingo pero los médicos confirmaron que aún no pudieron extraerle la bala por al complejidad de la situación y que hasta ahora permanece en coma farmacológico.

 

La familia responsabiliza además de los agresores que aún se encuentran prófugos, al novio de Rocío.La joven de 20 años es hija de un policía de Tres Arroyos. Ella estudia para seguir los mismos pasos que su papá.

“Tengo mucha bronca y mucho dolor y quiero que esos dos se pudran en la cárcel. Tengo una hija de 20 años debatiéndose entre la vida y la muerte”, dijo la mamá de la víctima.

“Es una injusticia, si voy yo y los reviento, seguro que voy presa. La verdad es que cada vez entiendo menos. Estoy con un dolor profundo, como mamá, me tocó vivir una pesadilla y esos dos andan sueltos”, agregó.