A partir de la denuncia de una de las damnificadas, el Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, rescató a 11 víctimas de trata de personas con fines de explotación laboral. Fue a través de la Gendarmería Nacional, que desarrolló cuatro allanamientos en diferentes domicilios de la zona rural del departamento de Tunuyán, provincia de Mendoza.

 

“Este tipo de delitos no puede quedar impune. En estos procedimientos nuestras prioridad también es resguardar la integridad física y emocional de las víctimas de trata”, expresó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien instruyó políticas expresas a la Secretaría de Seguridad que dirige Eugenio Burzaco.

Los uniformados del Escuadrón 28 de la Gendarmería Nacional, institución comandada por Gerardo Otero, desarrollaron una importante pesquisa que se inició a partir de la denuncia de una de las víctimas involucradas. Esta había logrado escapar para presentarse en el escuadrón mencionado.

Con lo recolectado durante los seguimientos sigilosos, registros fotográficos, fílmicos y entrecruzamiento de datos, los oficiales de la fuerza localizaron las viviendas que la mujer había mencionado y registraron durante días los movimientos.

El Juzgado Federal N° 1 de Mendoza analizó toda la información obtenida y dispuso el inmediato allanamiento de los domicilios vinculados. El resultado: se logró rescatar a las once víctimas de trata, que habían sido engañadas con promesas de trabajo y una mejor calidad de vida.

Los funcionarios de la Oficina de Rescate y Acompañamiento de Personas Damnificadas por el Delito de Trata de Personas y de la Delegación Regional de Trabajo de la Nación participaron del operativo y les brindaron contención a las víctimas. Los dueños del lugar fueron aprehendidos.