Turquía está sorprendida por una particular historia.

Ocurre que un hombre llamó 45.210 a un número de emergencias de la policía y ahora estará cinco años en la cárcel, por la acusación de “evitar que un funcionario público cumpla con su deber”.

El sujeto explicó que todo fue porque se divorció hace dos años y casi no habla con otras personas.

“No tenía con quién hablar y me sentía solo”, dijo el individuo en declaraciones que recogió el diario Sabah.

Cabe mencionar que todas esas llamadas se registraron entre el 15 de mayo de 2017 y el 15 del mismo mes, pero del 2018.