“Cine, Derechos Humanos y Genocidio Armenio” en la Unidad Penitenciaria N° 16 en Neuquén

Hoy,el ciclo Cine, Derechos Humanos y Genocidio Armenio realizará una proyección en la Unidad Penitenciaria N° 16 en Neuquén capital.

Esta actividad es coorganizada entre la Secretaría de Extensión de Humanidades, la Cátedra Libre de Estudios Armenios “Hrant Dink” y la Delegación del INADI Neuquén. Y coordinando estos talleres para la inclusión pos penitenciaria del INADI se encuentra el Lic. Roberto Samar. En esta oportunidad se invitó a participar de la charla debate luego de ver el documental a la Lic. Julieta Ojunian a cargo de la Cátedra Libre de Estudios Armenios “Hrant Dink” en la Facultad de Humanidades-UNCo.

Se proyectará el documental Hrant Dink, corazón de dos naciones de la Directora Nouritza Mattosian. En conmemoración del 97° aniversario del Genocidio Armenio.

Hrant Dink, luchó permanentemente en Turquía con el fin de lograr una verdadera democracia donde las voces minoritarias puedan ser escuchadas y respetadas.

El asesinato de Hrant Dink significó una irreparable pérdida para la prensa internacional, quien lo ha galardonado por su inquebrantable trabajo de escribir y opinar en sus artículos periodísticos sobre asuntos catalogados de tabú e incómodos para Turquía, como lo es el Genocidio sufrido por el pueblo armenio entre 1915 y 1923 a manos del Estado turco otomano.

Dink, sufrió dos juicios por declarar que lo que había acontecido con los armenios a principios del siglo XX había sido un genocidio. Los procesos judiciales que sufrió fueron argumentados y llevados adelante bajo la guarda de la ley penal de Turquía que condena “a quien insulte a la identidad del pueblo turco”. En consecuencia le fueron vedadas sus posibilidades de expresarse libremente en su país y el Estado no le garantizó sus derechos como ciudadano turco y tampoco la seguridad suficiente para evitar su trágico fin.

El periodista Hrant Dink, uno de los representantes más reconocidos de la comunidad armenia en Turquía, fue muerto a los 53 años de edad por cuatro balas, dos de las cuales fueron alojadas en su cabeza, quien siendo víctima de la intolerancia se convirtió simbólicamente en la víctima 1.500.001 del Genocidio Armenio.

El compromiso de Dink con la verdad lo llevó a ser reconocido como un defensor de los principios democráticos, demandando siempre el respeto por la libertad de pensamiento y de expresión, y luchando contra la discriminación en Turquía. En palabras de Rodolfo Braceli “Muerto ha sido por no acatar la comodidad del silencio y no ser cómplice de una de las mayores y más ninguneadas masacres que haya producido la historia de la humanidad”.

Organizan: Secretaría de Extensión de Humanidades, Cátedra Libre de Estudios Armenios “Hrant Dink” y la Delegación del INADI de Neuquén.

Fuente: Sec. Extensión Humanidades Comahue- UNCo