Multan a la CEB y a EdERSA por cortes y riesgos a la seguridad pública

El Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE), aplicó una multa superior a los 25 mil pesos a la Cooperativa de Electricidad de Bariloche Ltda., por cortes en el servicio con las consecuentes molestias ocasionadas a los usuarios entre agosto de 2009 y enero de 2010. Asimismo sancionó a EdERSA con más de 1.700.000 pesos por riesgos a la seguridad pública en El Bolsón y alrededores.

Al aplicar una multa de 25.381 pesos a la Cooperativa Eléctrica de San Carlos de Bariloche (CEB), el EPRE destacó que se trata de claros incumplimientos respecto a la Calidad del Servicio prestados por la distribuidora a sus usuarios.

En este sentido, el actual Directorio definió que “es una prioridad poner al día todas aquellas cuestiones demoradas injustificadamente, en especial aquellas que tienen que ver con la afectación de los usuarios y que impiden mostrar con claridad a las distribuidoras cuál es la realidad de su gestión técnica”.

Dijo que las fechas de estos incumplimientos y el momento en que finalmente se sancionan hablan claramente de los atrasos en aplicar las reglamentaciones. Esto repercute en la actual calidad de la prestación del servicio eléctrico, atento a que las distribuidoras no recibieron las sanciones económicas correspondientes.

A EdERSA por riesgos en El Bolsón

Por otra parte y ante el registro de casi un centenar de casos que afectaban gravemente a la seguridad pública en El Bolsón y Ñorquinco, el EPRE aplicó una multa de 1.737.422,58 pesos a la distribuidora EdERSA.

En este sentido destacó que las irregularidades fueron observadas en mayo de 2007 tras una inspección ocular por parte de técnicos del EPRE y no todas las situaciones fueron subsanadas por la distribuidora.

Queda claro aquí “la falta de planificación por parte de la citada concesionaria en materia de mantenimiento o inversiones destinadas a evitar que el estado de las instalaciones de distribución representen un riesgo para la seguridad pública”, destacó el EPRE.

Entre las falencias detectadas se observó una treintena de transformadores con pérdidas, una decena de líneas aéreas que pasaban por encima de los techos de las viviendas, numerosos postes o columnas inclinadas, pilares de conexión precarios, y líneas aéreas de menor altura respecto del nivel del suelo, entre otras irregularidades.

El expediente iniciado aún no tenía resolución pese al extenso período de tiempo transcurrido, por lo cual se ratificó el compromiso de la actual gestión en poner “al día todas las cuestiones demoradas injustificadamente, en especial aquellas que tienen que ver con la afectación de los usuarios y que impiden mostrar con claridad a las distribuidoras cuál es la realidad de su gestión técnica”.

El ENTE rionegrino señaló que entre los aspectos que llamaron la atención en los descargos de EdERSA, sorprendió que expresara “que debieron dejar de atender a las obligaciones diarias para atender a los requerimientos de este Ente, como si se trataran de requerimientos extravagantes y no de medidas orientadas a evitar accidentes eléctricos que pudieran lesionar la vida o la salud de las personas”.

En cuanto a las anomalías que aún persisten o que fueron parcialmente atendidas, desde el EPRE se intimó a la empresa a que sean resueltas, bajo apercibimiento de aplicarse nuevas sanciones.

De acuerdo a la normativa en vigencia, los montos de las multas aplicadas a las distribuidoras son cobrados mediante un crédito en la factura de los usuarios del Servicio Eléctrico Provincial que han sido perjudicados por el accionar de las mismas. Cuando no es posible individualizar en forma precisa a los usuarios afectados, el monto de las multas se distribuye entre la totalidad de los usuarios, en función de un descuento en el Cuadro Tarifario de la Distribuidora que ha sido sancionada. Así también está determinado que el EPRE no perciba dinero alguno de la sanciones aplicadas en ningún caso.