Incompatible: producción frutícola y explotación hidrocarburífera

El presidente del Bloque de legisladores del Frente Progresista Jorge Ocampos manifestó hoy su rechazo a la posición esgrimida por el gobernador de Río Negro Alberto Weretilneck respecto a que la fruticultura y la extracción hidrocarburífera son actividades que pueden coexistir y complementarse sin problemas.

“La crisis terminal por la que atraviesa nuestra fruticultura a nivel de pequeño productor independiente promueve campo fértil para la cooptación de estas unidades productivas por parte de las empresas hidrocarburíferas mediante alquileres tentadores, que terminan transformando chacras potencialmente aptas para una fruticultura sustentable en superficies degradadas por las plataformas petroleras y gasíferas” manifestó el legislador provincial. Y remarcó “no hay círculo virtuoso posible cuando una de las actividades es depredadora y contaminante del medio ambiente, puntualmente del suelo y del agua como lo es la explotación de hidrocarburos”.

“Resulta difícil generar confianza colectiva cuando partimos de faltas a la verdad” aseveró el legislador cipoleño. Ya en septiembre de 2013 desde las más altas autoridades del gobierno rionegrino se afirmaba que no había fracking en los valles cuando el propio senador Pichetto reconocía públicamente lo contrario…..”Ha habido algunas experiencias de fracking en 1 o 2 pozos de Allen” manifestaba al sitio Noticias.com y luego la propia empresa Apache, concesionaria de la época, lo corroboraba mediante una solicitada.

“De hecho, el pueblo de Allen fue testigo el 13 de agosto de ese año del ingreso a la zona de chacras de una flota de alrededor de 40 camiones transportando arena y sustancias químicas necesarias para esta actividad de fracking” indicó Ocampos. Y agregó “también fueron testigos los allenses de las explosiones e incendios provocados en pozos de gas no convencional entre marzo y julio 2014 y de los accidentes y derrames posteriores productos tanto de la explotación convencional como no convencional de hidrocarburos. Todo lo expuesto agravado por la falta de controles y respuestas de los organismos gubernamentales responsables ante estos siniestros” enfatizó el legislador valletano.

“Desde entonces a hoy, la actividad ha ido en crecimiento continuo, particularmente en la zona productiva de Allen, y los rionegrinos seguimos asistiendo a un acuerdo tácito entre el gobierno y las empresas mediante el cual se minimizan los impactos ambientales generados, la utilización masiva y contaminación de agua, las sustancias químicas peligrosas, la degradación de los suelos, entre otras irregularidades” dijo el diputado.

“Pero además” remarcó Ocampos “no son compatibles porque las servidumbres de uso de las compañías hidrocarburíferas que abarcan superficies de 1 a 3 hectáreas realizan una utilización intensiva del suelo a través de plataformas convencionales o multipozos donde las empresas además ocultan el destino de los fluidos de retorno altamente contaminados”.

“Con más de 160 pozos de gas declarados a 2014, y una progresión en aumento, no estamos ante la coexistencia de dos actividades complementarias, estamos sacrificando una -la fruticultura- a favor de la otra -la producción de gas y petróleo-. O alguien de buena fe puede decir que esa tierra puede volver a producir fruta” aseveró Ocampos.

“Llamemos a las cosas por su nombre, el gobierno rionegrino por acción u omisión está promoviendo y permitiendo el avance de una actividad extractiva, de enclave, altamente contaminante en desmedro de un entramado económico, cultural, social y productivo de una fruticultura de más de 100 años de pequeños productores. Las generaciones futuras se lo demandarán pero ya habrá sido tarde” concluyó Ocampos.