Violencia de género: confirmación de prisión preventiva por desobediencia

Esta mañana se confirmó la prisión preventiva para el hombre acusado de desobediencia a una orden judicial de prohibición de acercamiento.

El defensor público Miguel Salomón impugnó la medida cautelar insistiendo en la teoría del caso que presentó en la audiencia de formulación de cargos celebrada el pasado 23 de enero, sumado a que “según mi criterio la resolución de la jueza de garantías no está debidamente fundada. El peligro de fuga no existe y respecto del entorpecimiento a la investigación la misma ya se encontraba culminada”.

Por su parte, la fiscal del caso Norma Reyes respondió que “la denuncia dice que el acusado se presentó en el domicilio de la denunciante en estado de ebriedad. La prisión preventiva es solicitada ya que se han registrado reiteradas desobediencias, episodios de violencia con la ex mujer, que es la madre de la víctima, y existen causas respecto a ello que se encuentran en trámite”.

A lo anterior, la fiscalía agregó que “el peligro procesal que marca el fallo Pérez Casal del Superior Tribunal de Justicia y que invocó la jueza de garantías es que al señor se le han fijado otras medidas cautelares menos gravosas y no las ha cumplido, sumado a que su accionar causa gran temor a la víctima”.

Finalmente, “la Convención de Belén do Pará abarca todo tipo de violencia y hacia toda mujer. Es por todo lo expuesto que entiendo que la prisión preventiva ha estado fundada correctamente”, explicó Reyes.

Por su parte, la jueza del Foro Verónica Rodriguez confirmó la medida cautelar ya que “es necesario aplicarla debido al reiterado incumplimiento de órdenes de conducta fijadas respecto de situaciones de violencia”. Así mismo dijo que “se tienen en cuenta los antecedentes que tiene el imputado, que harán que en caso de recaer condena la misma no sea de ejecución condicional. La resolución de la jueza de garantías se encuentra fundada en el entorpecimiento de la investigación, no pudiéndose tomar otras medidas”.

Cabe recordar que según la acusación fiscal, el hecho“ocurrió el 21 de enero de este año, entre las 19.20 y 19.30 horas en el domicilio de la denunciante. En esas circunstancias el sujeto, en aparente estado de ebriedad, se acercó a la casa de la mujer, quien se encontraba dentro de la vivienda, mientras que algunos niños se bañaban en la pileta ubicada en el patio delantero. Es entonces cuando el hermano de la denunciante avisa que el imputado se encontraba afuera, y al salir del interior de la vivienda, el hombre comenzó a llamarla diciéndole “vení, vení, que te haces la ‘piolita’. De esta manera, violó la prohibición de acercamiento que pesa sobre él respecto de la denunciante y su domicilio, y por un radio de 200 metros de todo lugar donde la misma se encuentre. Dicha orden fue dictada mediante resolución de la Jueza de Paz Norma Cristina Martino, el 11 de octubre de 2017 y el hombre fue notificado el 13 de ese mismo mes”.